MITOS MÁS COMUNES EN VIOLENCIA FAMILIAR (Walker, 1979)

Una de las dificultades más importantes a la que se tiene que enfrentar una persona víctima de violencia doméstica es a las creencias erróneas de la opinión pública acerca de esta problemática, con lo que se minimiza e incluso se culpa a las víctimas.

Leonore Walker (1979) describe estos mitos y estereotipos culturales acerca de la violencia que contribuyen a la perpetuación del problema y cumplen las funciones de culpabilizar a la víctima, normalizar la violencia en impedir salir de la situación.


1. Los casos de violencia familiar son escasos, no representan un problema grave.
La realidad indica que el 50% de las mujeres han sufrido o sufren alguna forma de violencia.
En la actualidad, se está tomando mayor conciencia de la gravedad de la violencia ejercida contra las mujeres y dentro del seno familiar (violencia hacia los/as niños/as, ancianos/as, etc).
2. La violencia ejercida por las mujeres contra los hombres constituye un problema tan grave como la violencia que los hombres ejercen hacia las mujeres.
Podemos considerar que la violencia es un problema grave en todos los sectores por las consecuencias que acarrea y, aun más en el ámbito familiar, pero las estadísticas muestran que el 95% de las personas maltratadas son mujeres. 
3. La violencia familiar es fruto de alguna enfermedad mental.
Los estudios muestran que menos de un 10% de los casos de malos tratos son causados por trastornos psicopatológicos.
4. La violencia familiar es un fenómeno que solo se da en los niveles económicos y educativos bajos.
La violencia se da en todos los niveles educativos y económicos. La pobreza o el bajo nivel educativo  constituyen factores de riesgo.
5. El consumo de alcohol y/o las drogas son la causa de las conductas violentas.
Muchas personas actúan violentamente sin haber consumido alcohol ni otras drogas y también hay muchas personas alcohólicas o drogodependientes que no se muestran violentas.
6. Las víctimas de maltrato a veces se lo buscan, lo provocan.
La conducta violenta es únicamente responsabilidad de quien la ejerce.
7. Las mujeres maltratadas por sus compañeros aguantan esta situación porque no les importa o les gusta.
Las mujeres que sufren malos tratos sienten miedo, impotencia, indefensión, culpa, vergüenza, aislamiento..., lo que les impide pedir ayuda.
8. El maltrato psicológico no es tan grave como el físico.
Si el maltrato psicológico es continuado provoca gran desequilibrio emocional. No existen diferencias significativas entre las víctimas de malos tratos físicos y psicológicos, sus efectos pueden ser igualmente devastadores.
9. La conducta violenta es algo innato.
La violencia se aprende a través de modelos familiares y/o sociales como recurso para resolver conflictos.
10. Si hay violencia no puede haber amor en la familia.
La violencia pasa por ciclos no permanentes en los que se combinan episodios violentos con otros de arrepentimiento o de acercamiento. Esto da lugar a un amor dependiente, posesivo, que crea una gran inseguridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO EN EL DEPORTE

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN HOSPITALIZACIÓN INFANTIL

REACCIÓN DE LA FAMILIA ANTE EL DIAGNÓSTICO DE ENFERMEDAD CRÓNICA