VALORACIÓN DEL DAÑO PSICOLÓGICO Y EVALUACIÓN FORENSE DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO


Para la evaluación forense de la violencia de género, es necesario tener en cuenta las distintas definiciones y terminología utilizada a lo largo del tiempo para aludir a esta realidad, así como qué consecuencias acarrea para las víctimas.
Por tanto, cuando se habla de "violencia de género" se alude a " la violencia ejercida contra la mujer, por el hecho de serlo, por parte de quien sea o haya sido su cónyuge o de quien esté o haya estado ligado a ella por relación similar de afectividad, aun sin convivencia".

Este concepto comprende la violencia física, la psicológica y la sexual, incluyendo amenazas, coacciones y privación arbitraria de libertad tanto a nivel privado como público.

Los distintos tipos de violencia generan consecuencias psicológicas que han de ser valoradas.
El/la psicólogo/a forense es la persona especialista en la realización de valoraciones psico-legales, emitiendo informes periciales, siendo preciso el análisis psicológico de las personas implicadas.


El/la Juez/a o Magistrado/a y/o el Ministerio Fiscal pueden solicitar la valoración en función de varios ejes:
  • Investigación de los hechos denunciados.
  • Investigación y valoración del clima violento.
  • Valoración del riesgo de nuevas agresiones y de muerte homicida.
  • Asesoría técnica sobre la eventual adopción de medidas.
  • Adaptaciones y valoraciones específicas.
  • Valoración de la muerte.

En cuanto a la violencia de género, la mayoría de las demandas de informe pericial solicitadas (según la UVFI de Guipúzcoa, 2010) se centran en:
  • La afectación psicológica o psicosocial de las mujeres víctimas.
  • El análisis y la valoración de los factores de riesgo asociados a la violencia de género.
  • La evaluación de la credibilidad del testimonio de todas las partes implicadas.

La violencia de género tiene consecuencias perniciosas en todos los ámbitos de la salud para quienes la sufren.
A nivel psicológico, las mujeres que sufren violencia de género suelen presentar con mayor frecuencia determinados trastornos, como la depresión y el TEP ( trastorno de estrés postraumático).

El TEP no es específico de las personas que sufren malos tratos pero es aplicable a los mismas, siendo su nivel de incidencia bastante alto en mujeres víctimas de violencia de género.
La inseguridad, la indefensión, la reiteración en el daño, la cronicidad, la desorganización del patrón de vida, la falta de una solución clara y eficaz dan lugar a una situación en la que la mujer se ve expuesta a la vivencia continuada de una experiencia traumática, lo que entorpece el adecuado desarrollo de su actividad cotidiana y provoca inadaptación social y pérdida de redes de apoyo.

Walker habla del "síndrome de mujer maltratada", caracterizado por un nivel de ansiedad muy intenso e incluso incapacitante, que puede dar lugar a otros trastornos psicopatológicos ( fobias, trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos de la conducta alimentaria, adicciones, etc).
Según este autor, las mujeres maltratadas serían capaces de minimizar el daño sufrido, aumentarían el umbral ante estímulos aversivos y presentarían distorsiones cognitivas acerca de la situación, de ellas mismas ( autoculpabilización, baja autoestima, ..) y del agresor.

No obstante, a la hora de realizar una evaluación forense del daño psíquico relacionado con la violencia de género, uno de los puntos más complejos a los que debe enfrentarse el sistema judicial es constatar la existencia del maltrato.


Otras áreas que se evalúan son el daño psíquico y las secuelas derivadas del maltrato, así como el nexo causal entre la situación vivida y la lesión o daño provocado por dicha vivencia.

La evaluación psicológica forense en los casos de violencia de género es una actividad compleja debido a los distintos factores que pueden incidir en la respuesta de una persona ante una situación de victimización criminal (no existe un perfil único de víctima), la dificultad de objetivar un estado mental y la facilidad de simulación de los trastornos mentales.
Por ello, es necesario seguir investigando para la elaboración de instrumentos de medida adecuados al contexto forense.










Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO EN EL DEPORTE

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN HOSPITALIZACIÓN INFANTIL

REACCIÓN DE LA FAMILIA ANTE EL DIAGNÓSTICO DE ENFERMEDAD CRÓNICA